West Kennet Long Barrow

West Kennet Long Barrow


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


West Kennet Long Barrow Marlborough

El West Kennet Long Barrow es una tumba o túmulo neolítico, situado en una colina de tiza en tierras de cultivo, cerca de Silbury Hill, cerca de Avebury en Wiltshire, Inglaterra. Con 328 pies (100 m) de largo, West Kennet Long Barrow es el segundo túmulo más largo de Gran Bretaña. (East Kennet Barrow es más largo).

Se dice que la construcción del túmulo comenzó alrededor del 3650 a. C., unos 400 años antes de la primera etapa de Stonehenge. Se usó durante un corto tiempo como cámara funeraria, entre 30 y 50 personas fueron enterradas antes de que las cámaras fueran bloqueadas. Puede ingresar al túmulo que está hecho de piedras sarsen y escombros de tiza. La entrada principal está en el este, con un pasaje central que conduce 18 metros a 5 pequeñas cámaras funerarias, 2 a cada lado y una al final. Parece que los cuerpos fueron enterrados en grupos sociales: la cámara oeste era principalmente para machos adultos, las cámaras noreste y noroeste para adultos mixtos, el sureste para la vieja y la cámara suroeste para niños. Solo se encontró un esqueleto completo. Las cámaras funerarias de piedra comienzan en un extremo y se extienden solo 40 pies (12 m) dentro del túmulo. El resto del túmulo está compuesto por rocas de sarsen y tiza, extraídas de dos zanjas paralelas que corren a lo largo de cada lado del montículo. Las zanjas ahora están en su mayoría rellenadas, pero originalmente tenían 12 pies (3-4 m) de profundidad.

Los arqueólogos creen que el túmulo se construyó en dos fases.

La datación por radiocarbono indica que West Kennet Long Barrow se utilizó como cementerio durante más de mil años, desde aproximadamente 3700-3500 aC hasta 2200-2000 aC. Las tumbas contenían ajuar funerario de diversos tipos, incluida cerámica de diversos tipos (se encontraron fragmentos de 250 vasijas diferentes), cuentas hechas de hueso, piedra y conchas, herramientas de pedernal y huesos de animales. La cerámica abarca un largo período de tiempo, desde el Neolítico anterior al Neolítico tardío.

La historia de West Kennet Long Barrow comienza con el anticuario John Aubrey, quien también excavó el círculo de Avebury. Incluyó un boceto del túmulo en su Monumenta Britannica (c1665) inédita. William Stukeley, hizo dibujos más precisos del túmulo en 1720-24, mostrando la zanja y las piedras.

Puede aparcar en un aparcamiento a lo largo de la A4 que está señalizado como West Kennet Long Barrow. Está en el lado derecho mientras se dirige hacia el este por la A4 desde Avebury. Desde el estacionamiento en la A4, se llega al túmulo por un sendero cuesta arriba de 1/2 milla de largo. Se puede llegar a West Kennet Long Barrow a pie desde Avebury (aproximadamente 1,5 millas) o Silbury Hill (1 milla). West Kennett, Marlborough, Wiltshire, SN8 1QH

Hay un pozo sagrado en la base de la colina, llamado Swallowhead Springs, que es una de las fuentes del río Kennet. Para llegar al pozo, siga la línea de la cerca hacia el oeste al pie de la colina. Un sendero tenue sigue la cerca y termina en un bosquecillo de árboles, y el pozo está en el centro del bosquecillo.


Contenido

Dada su dispersión por Europa occidental, los túmulos largos han recibido diferentes nombres en los distintos idiomas de esta región. [1] El término carretilla es una palabra del dialecto del sur del inglés para un túmulo de tierra, y fue adoptado como un término académico para tales monumentos por el anticuario inglés del siglo XVII John Aubrey. [2] Entre los sinónimos encontrados en otras partes de Gran Bretaña se incluyen bajo en Cheshire, Staffordshire y Derbyshire, tump en Gloucestershire y Hereford, como en el norte de Inglaterra y Escocia, y mojón en Escocia. [3] Otro término que ha alcanzado un uso internacional ha sido dolmen, palabra bretona que significa "piedra de mesa", se usa típicamente en referencia a las cámaras de piedra que se encuentran en algunos, aunque no en todos, los túmulos largos. [1]

El historiador Ronald Hutton sugirió que esos sitios también podrían denominarse "santuarios de tumbas" para reflejar el hecho de que parecen haber sido utilizados a menudo tanto para albergar los restos de los muertos como para actividades rituales. [1] Algunos no contienen entierros, mientras que otros contienen los restos de hasta cincuenta personas. [4]

Cámaras y de tierra Editar

La decisión de si una carretilla larga usaba madera o piedra parece haberse basado en gran medida en la disponibilidad de recursos. [5]

Algunos de los túmulos largos contenían cámaras revestidas de piedra en su interior. Los arqueólogos de principios del siglo XX comenzaron a llamar a estos monumentos tumbas con cámara. [1] Los arqueólogos Roy y Lesley Adkins se refirieron a estos monumentos como túmulos largos megalíticos. [6] En la mayoría de los casos, se utilizó piedra local donde estaba disponible. [7] El estilo de la cámara se divide en dos categorías. Una forma, conocida como grutas sepulchrales artificielles en la arqueología francesa, están excavados en la tierra. [8] La segunda forma, que está más extendida, se conoce como criptes dolmeniques en arqueología francesa e implicó que la cámara se erigiera sobre el suelo. [8] Muchos túmulos largos con cámaras contenían cámaras laterales dentro de ellos, a menudo produciendo una forma cruciforme. [9] Otros no tenían nichos laterales, estos se conocen como tumbas indiferenciadas. [9]

Algunos túmulos largos no contienen cámaras en su interior. John Thurnham denominó estos túmulos "sin cámara", [10] mientras que el arqueólogo Stuart Piggott favoreció el término túmulos "de tierra" para ellos. [11] Ian Kinnes, en cambio, utilizó el término "túmulos no megalíticos". [12] Estos túmulos largos podrían haber usado madera porque no había piedra disponible. [1] Algunos sistemas de clasificación, como el empleado por el Registro de Monumentos Nacionales del Reino Unido, no distinguen entre los diferentes tipos de túmulos largos. [13]

El arqueólogo David Field señaló que establecer distinciones tipológicas sobre la base del material utilizado puede enmascarar similitudes importantes entre diferentes túmulos largos. [10] También criticando el enfoque en la clasificación, los arqueólogos Lewis-Williams y Pearce creían que hacerlo distraía a los estudiosos de la tarea de explicar el significado y el propósito detrás de los monumentos. [9]

Diseño y arquitectura Editar

Los túmulos largos son montículos únicos, generalmente de tierra, que están flanqueados por zanjas. [4] Suelen tener entre 20 y 70 metros de longitud, aunque estos son algunos ejemplos excepcionales en ambos extremos de este espectro. [14]

La construcción de túmulos largos en el Neolítico temprano habría requerido la cooperación de varias personas diferentes y habría representado una importante inversión en tiempo y recursos. [15] Fueron construidos sin el uso de herramientas metálicas. [dieciséis]

A menudo hay variaciones regionales en estilo y material. En el norte y el oeste de Gran Bretaña, por ejemplo, los túmulos largos a menudo consisten en montículos de piedra que contienen cámaras en su interior, mientras que en el sur y el este de Gran Bretaña estos túmulos largos suelen estar hechos de tierra. [13]

Muchos fueron alterados y rediseñados durante su largo período de uso. [7] Determinar en qué fecha se construyó un túmulo largo es difícil para los arqueólogos como resultado de las diversas modificaciones que se hicieron al monumento durante el Neolítico temprano. [17] De manera similar, tanto las modificaciones como los daños posteriores pueden dificultar la determinación de la naturaleza del diseño original de la carretilla larga. [18]

Arquitectónicamente, hay mucha superposición entre los túmulos largos y otros tipos de monumentos de la Europa neolítica, como los túmulos de los bancos, los monumentos cursus, los túmulos largos y los recintos mortuorios. [14] Los túmulos de banco son estilísticamente similares a los túmulos largos, pero son considerablemente más largos. [19] Los monumentos de Cursus también exhiben zanjas paralelas, pero también se extienden a distancias mucho más largas que los túmulos largos. [20]

Los estudios ambientales-arqueológicos han demostrado que muchos de los túmulos largos se erigieron en paisajes boscosos. [21] En Gran Bretaña, estos túmulos largos con cámaras se encuentran típicamente en colinas y laderas prominentes, [22] en particular se encuentran sobre ríos y ensenadas y con vistas a valles. [23] En Gran Bretaña, los túmulos largos también se construían a menudo cerca de recintos calzados, una forma de monumento de tierra. [7]

En toda Europa, se sabe que sobreviven alrededor de 40.000 túmulos largos desde el Neolítico temprano. [1] Se encuentran en gran parte de Europa occidental que se extiende desde el sureste de España hasta el sur de Suecia y abarca las islas británicas al oeste. [1] Los túmulos largos no son las estructuras más antiguas que se conocen en el mundo que utilizan piedra (son anteriores a Göbekli Tepe en la Turquía moderna), pero representan la tradición más antigua y extendida de usar piedra en la construcción. [24] La arqueóloga Frances Lynch los ha descrito como "las estructuras construidas más antiguas de Europa" que han sobrevivido, [25] mientras que Field señaló que son los primeros monumentos que sobreviven en Gran Bretaña. [4] Aunque se encuentran en esta gran área, se pueden subdividir en claras tradiciones regionalizadas basadas en diferencias arquitectónicas. [1]

La excavación ha revelado que algunos de los túmulos largos en el área de la España moderna, Portugal y el oeste de Francia se erigieron a mediados del quinto milenio a. C., haciéndolos más antiguos que esos túmulos largos más al norte. [24] Aunque, por lo tanto, se conoce el área general en la que se construyeron los túmulos largos más antiguos, los arqueólogos no saben exactamente dónde comenzó la tradición ni qué túmulos largos son los primeros en construirse. [24] Por tanto, parece que la tradición arquitectónica se desarrolló en esta zona del sur de Europa occidental antes de extenderse hacia el norte, a lo largo de la costa atlántica. [24] La tradición había llegado a Gran Bretaña en la primera mitad del cuarto milenio a. C., ya sea poco después de la agricultura o, en algunos casos, quizás justo antes. [24] Más tarde se extendió más al norte en la Europa continental, por ejemplo, llegó a los Países Bajos en la segunda mitad del cuarto milenio a. C. [24]

Más tarde, en el Neolítico, las prácticas funerarias tendieron a poner mayor énfasis en el individuo, lo que sugiere una jerarquía social creciente y un alejamiento del entierro colectivo. [26] Una de las últimas tumbas con cámaras erigidas fue Bryn Celli Ddu en Anglesey, Gales, construida mucho después de que la gente dejara de construirlas en la mayor parte de Europa Occidental. El anacronismo consciente del monumento llevó a los excavadores a sugerir que su construcción era parte de un intento deliberado por parte de la gente de restaurar prácticas religiosas más antiguas que estaban extintas en otros lugares. [27]

Hutton sugirió que esta tradición "define el Neolítico temprano de Europa occidental" más que cualquier otra, [1] mientras que el arqueólogo David Field los describió como "entre los monumentos arqueológicos más conocidos y fácilmente reconocibles del paisaje [británico]". [10] Para la arqueóloga Caroline Malone, los túmulos largos son "algunas de las construcciones más impresionantes y estéticamente distintivas de la Gran Bretaña prehistórica". [26] Su colega arqueóloga Frances Lynch declaró que estos largos túmulos "aún pueden inspirar asombro, asombro y curiosidad incluso en poblaciones modernas familiarizadas con catedrales góticas y rascacielos imponentes". [25]

Variación regional Editar

En el área del sur de España, Portugal, el suroeste de Francia y Bretaña, los túmulos largos suelen incluir grandes cámaras de piedra. [25]

En Gran Bretaña, los túmulos largos de tierra predominan en gran parte del sur y el este de la isla. [25] Se conocen alrededor de 300 túmulos largos de tierra de todo el lado este de Gran Bretaña, desde Aberdeenshire en el norte hasta South Downs en el sur, con dos proyecciones hacia el oeste en Dorset y Galloway. [2] La excavación ha sugerido que estos túmulos largos de tierra probablemente se construyeron entre el 3800 y el 3000 a. C. [2]

Otra tradición regional prominente en Gran Bretaña es el Grupo Cotswold-Severn que se encuentra en el oeste de la isla. [28] Estos son típicamente túmulos largos con cámaras y contienen huesos humanos en cantidades comparativamente grandes, con un promedio de entre 40 y 50 personas en cada uno. [28]

Los túmulos largos que se encuentran en los Países Bajos y el norte de Alemania también usaron piedra en su construcción donde estaba disponible. [29] Los ejemplos de túmulos largos que se encuentran en partes de Polonia también son típicamente de tierra en lugar de megalíticos. [25] Más al norte, en Dinamarca y el sur de Suecia, los túmulos largos solían utilizar piedra en su construcción. [25]

Se desconoce el propósito y el significado de los túmulos largos del Neolítico temprano [30], aunque los arqueólogos pueden hacer sugerencias sobre la base de patrones recurrentes que se pueden observar dentro de la tradición. [31] Los arqueólogos, sin embargo, no se han puesto de acuerdo sobre el significado y el propósito más probable de estos monumentos, y se han propuesto varias interpretaciones diferentes. [32] Lynch sugirió que los túmulos largos probablemente tenían "amplios roles religiosos y sociales" para las comunidades que los construyeron y usaron, comparándolos de esta manera con las iglesias de la Europa medieval y moderna. [33]

Espacios funerarios Editar

Muchos de los túmulos largos se utilizaron como tumbas en las que colocar los restos de personas fallecidas. [1] Por esta razón, arqueólogos como Malone se han referido a ellos como "casas de los muertos". [26] Por el contrario, muchos de los túmulos largos no parecen haber sido utilizados como tumbas. Varios ejemplos que han sido excavados por arqueólogos no han mostrado evidencia de que se hayan depositado restos humanos allí. [34] Los arqueólogos David Lewis-Williams y David Peace, sin embargo, señalaron que estos largos túmulos eran más que tumbas, también eran "focos religiosos y sociales", lo que sugiere que eran lugares donde los muertos eran visitados por los vivos y donde la gente Mantuvo relaciones con el fallecido. [35]

En algunos casos, los huesos depositados en la cámara pueden haber sido viejos cuando se colocaron allí. [17] En otros casos, es posible que hayan sido colocados en la cámara mucho después de que se construyó el largo túmulo. [17] En algunos casos, las colecciones de hueso incluidas originalmente en la cámara podrían haber sido removidas y reemplazadas durante el propio Neolítico Temprano. [36]

Los restos humanos colocados en largos túmulos a menudo incluían una mezcla de hombres, mujeres y niños. [33] Los huesos de varios individuos a menudo se mezclaban. [33] Esto puede haber reflejado un deseo de borrar las distinciones de riqueza y estatus entre los difuntos. [33] No todos los que murieron en el Neolítico temprano fueron enterrados en estos largos túmulos, aunque se desconoce qué criterio se utilizó para determinar quiénes fueron enterrados allí y quiénes no. [37] Grandes sectores de la población del Neolítico temprano no fueron enterrados en ellos, aunque no está claro cómo se tratan sus restos corporales. [26] Es posible que los hayan dejado al aire libre. [26]

Tampoco se sabe dónde tuvo lugar el acto de excarnación antes de la deposición de huesos dentro de las cámaras. [36] Se han encontrado algunos huesos humanos en las zanjas de los recintos elevados, una forma de monumento de tierra del Neolítico temprano, mientras que también se ha encontrado evidencia de la exposición de cadáveres al aire libre del Neolítico temprano en Hambledon Hill. [36] Los agujeros para postes que se encuentran frente a muchos túmulos largos también pueden haber representado las bases de las plataformas en las que tuvo lugar la excarnación. [36]

Al ingresar a las cámaras para agregar o eliminar material nuevo, es probable que las personas hayan estado expuestas al olor de cadáveres en descomposición. [38] Se desconoce si, por lo tanto, los europeos del Neolítico temprano consideraron entrar en esta área como una prueba a superar o un trabajo honorable para el que ser seleccionados. [38]

En algunas cámaras, los restos humanos se dispusieron y organizaron de acuerdo con el tipo de hueso o la edad y el sexo del individuo de donde provenían, factores que determinaron en qué cámara se colocaron. [17] Lynch señaló que "la mayor parte de nuestras la evidencia sobreviviente sugiere que la colectividad se convirtió y siguió siendo la norma hasta finales del neolítico ". [36]

Comparativamente raramente, se han encontrado ajuar funerario enterrados junto a huesos humanos dentro de los largos túmulos. [39] Cuando se han encontrado, los arqueólogos los han interpretado típicamente como restos de ceremonias funerarias o de fiestas. [39] La elección del ajuar funerario incluido refleja la variación regional. [39] En el Grupo Cotswold-Severn en el suroeste de Inglaterra, los huesos de ganado se encontraban comúnmente dentro de las cámaras, donde a menudo se los trataba de manera similar a los restos humanos. [40]

A veces, los restos humanos se depositaron en las cámaras durante muchos siglos. [17] Por ejemplo, en West Kennet Long Barrow en Oxfordshire, en el sur de Inglaterra, las primeras deposiciones de restos humanos fueron fechadas por radiocarbono entre principios y mediados del cuarto milenio a. C., mientras que una deposición posterior de restos humanos pertenecía a la La cultura del vaso de precipitados, lo que indica una fecha en los últimos siglos del tercer milenio a.C., esto significaba que los restos humanos habían sido colocados en la cámara de manera intermitente durante un período de 1500 años. [17] Esto indica que algunos túmulos largos con cámaras se mantuvieron en uso esporádico hasta el Neolítico tardío. [41]

En varios casos, los arqueólogos han encontrado huesos específicos ausentes de los conjuntos dentro de las cámaras. Por ejemplo, en Fussell's Lodge en Wiltshire, en el sur de Inglaterra, se descubrió que una serie de ensamblajes esqueléticos carecían no solo de huesos pequeños, sino también de huesos largos y cráneos. [42] Por lo tanto, es posible que algunos huesos fueran extraídos deliberadamente de las cámaras en el Neolítico temprano para su uso en actividades rituales. [43]

Orígenes del diseño Editar

La fuente de inspiración para el diseño de los túmulos largos con cámaras sigue sin estar clara. [24] Las sugerencias que han demostrado ser populares entre los arqueólogos es que se inspiraron en formaciones rocosas naturales o en la forma de las casas de madera. [44] Se ha sugerido que su diseño se basó en las casas largas de madera encontradas en Europa central durante el Neolítico temprano, sin embargo, hay una brecha de siete siglos entre las últimas casas largas conocidas y los primeros túmulos largos con cámaras conocidas. [32]

Sitios religiosos Editar

Según una posible explicación, los largos túmulos servían como marcadores de lugar que estaban conectados con las ideas del Neolítico temprano sobre cosmología y espiritualidad y, en consecuencia, eran centros de actividad ritual mediada por los muertos. [45] La inclusión de restos humanos se ha utilizado para argumentar que estos largos túmulos estaban involucrados en una forma de veneración a los antepasados. [45] Malone sugirió que la prominencia de estos túmulos sugería que los antepasados ​​se consideraban mucho más importantes para las personas del Neolítico temprano que sus antepasados ​​del Mesolítico. [26] A principios del siglo XX, esta interpretación de los túmulos largos como lugares religiosos a menudo estaba relacionada con la idea de que eran los lugares sagrados de una nueva religión difundida por colonos o misioneros. Esta explicación ha sido menos popular entre los arqueólogos desde la década de 1970. [32]

Adoptando un enfoque basado en la arqueología cognitiva, Lewis-Williams y Pearce argumentaron que los largos túmulos con cámaras "reflejaban y al mismo tiempo constituían una expresión culturalmente específica del cosmos escalonado generado neurológicamente", un cosmos mediado por un sistema de símbolos. [46] Sugirieron que las entradas a las cámaras se consideraban zonas de transición donde se llevaban a cabo los rituales de sacrificio y que posiblemente eran espacios para la transformación de los muertos mediante el fuego. [40]

Marcadores territoriales Editar

Una segunda explicación es que estos largos túmulos estaban intrínsecamente conectados con la transición a la agricultura, lo que representa una nueva forma de ver la tierra. En esta interpretación, los túmulos largos sirvieron como marcadores territoriales, dividiendo la tierra, lo que significa que estaba ocupada y controlada por una comunidad en particular, y así advertir a los grupos rivales. [32] Al defender esta interpretación, Malone señaló que cada "territorio de la tumba" típicamente tenía acceso a una variedad de suelos y tipos de paisajes en su vecindad, lo que sugiere que podría haber representado un área territorial viable para una comunidad en particular. [7] También apoya esta interpretación el hecho de que la distribución de túmulos largos con cámaras en algunas islas escocesas muestra patrones que reflejan fielmente las divisiones de tierra modernas entre granjas y crofts. [7] Esta interpretación también traza paralelos etnográficos de comunidades registradas en todo el mundo, que también han utilizado monumentos para demarcar territorios. [45]

Esta idea se hizo popular entre los arqueólogos en las décadas de 1980 y 1990 y, al restar importancia a la religión y enfatizar una explicación económica para estos monumentos, fue influenciada por ideas marxistas entonces populares en el sistema arqueológico europeo. [47] A principios del siglo XXI, los arqueólogos comenzaron a desafiar esta idea, cuando surgió evidencia de que gran parte de la Gran Bretaña del Neolítico temprano estaba cubierta de bosques y sus habitantes probablemente eran pastores en lugar de agricultores. En consecuencia, las comunidades en Gran Bretaña habrían sido seminómadas, con poca necesidad de demarcación territorial o marcas claras de propiedad de la tierra. [45] Además, esta explicación no explica por qué los túmulos largos con cámaras deben agruparse en ciertas áreas en lugar de distribuirse uniformemente por todo el paisaje. [45]

Muchos de los túmulos largos con cámaras no han permanecido intactos, ya que han sido dañados y destrozados durante milenios. [3] En algunos casos, la mayor parte de la cámara ha sido removida, dejando solo el dolmen de tres piedras. [18]

Edad de Hierro y uso romano Editar

Durante la primera mitad del primer milenio a. C., muchos túmulos largos británicos vieron renovada actividad humana. [48] ​​En la Tumba de Julliberrie en Kent, sureste de Inglaterra, tres inhumaciones fueron enterradas en el borde sur de la zanja alrededor del largo túmulo. [48] ​​El túmulo en Wayland's Smithy en Oxfordshire, también en el sureste de Inglaterra, vio un cementerio establecido alrededor del largo túmulo, con al menos 46 esqueletos enterrados en 42 tumbas, muchos de los cuales habían sido decapitados. [48] ​​Se descubrieron 17 entierros romano-británicos en Wor Barrow en Dorset, a ocho de los cuales les faltaba la cabeza. [48]

La deposición de monedas alrededor de largos túmulos también parece haber sido bastante común en la Gran Bretaña romana, y estos monumentos pueden haber sido colocadas como ofrendas. [48] ​​Por ejemplo, se colocó un tesoro de monedas de Constantino en una olla alrededor de la tumba de Julliberrie. [49] Se encontró una moneda solitaria del reinado de Allectus en la zanja alrededor del túmulo largo en Skendleby I. [48]

Investigación arqueológica y anticuaria Editar

El primer estudio serio de los túmulos largos con cámaras tuvo lugar en los siglos XVI y XVII, cuando los montículos que cubrían las cámaras fueron eliminados por la agricultura. [50] En el siglo XIX, los anticuarios y arqueólogos habían llegado a reconocer este estilo de monumento como una forma de tumba. [50] A finales del siglo XIX y principios del XX, arqueólogos como V. Gordon Childe sostuvieron el punto de vista difusionista cultural de que tales monumentos de Europa occidental se habían basado en tumbas originalmente producidas en partes de la región del Mediterráneo oriental, lo que sugiere que su origen último fue ya sea en Egipto o en Creta. [51] En este punto de vista, se consideró que la tradición se había extendido hacia el oeste como parte de alguna forma de "religión megalítica". [29]

Un estudio fundamental de los túmulos largos escrito por el arqueólogo galés Glyn Daniel se publicó en 1958 como Los constructores de megalitos de Europa occidental. [29] En 1950, Daniel declaró que alrededor de una décima parte de los túmulos largos con cámara conocidos en Gran Bretaña habían sido excavados, [52] mientras que los estudios de campo regionales ayudaron a enumerarlos. [52] Pocas de las excavaciones anteriores registraron o retuvieron restos humanos encontrados en la cámara. [17] Desde la década de 1960 en adelante, la investigación arqueológica se centró cada vez más en examinar grupos regionales de túmulos largos en lugar de la tradición arquitectónica más amplia. [29] A partir de esta década, la meticulosa excavación de varios túmulos largos también llevó al reconocimiento generalizado de que los túmulos largos eran a menudo monumentos de varias fases que habían cambiado con el tiempo. [29]

Hasta la década de 1970, los arqueólogos creían ampliamente que los largos túmulos de Europa occidental se basaban en modelos del Cercano Oriente. [24]

La investigación arqueológica de túmulos largos se ha visto obstaculizada por la identificación errónea de otras características. Los túmulos largos se han confundido con montículos de coniger y madrigueras de conejos, a veces denominados montículos de almohadas, que pueden adoptar una forma similar. [53] Las culatas de los rifles a veces también pueden adoptar formas similares a las de los túmulos largos. [54] El paisajismo posterior también ha llevado a una identificación errónea de los dos montículos en Stoke Park en Bristol, en el suroeste de Inglaterra, por ejemplo, se pensaba que eran túmulos largos hasta que una excavación en la década de 1950 reveló que eran posteriores a la Edad Media y, por lo tanto, deben haber sido creado por proyectos de paisajismo más recientes. [54] En áreas que fueron previamente impactadas por la glaciación, los depósitos de morrenas en los suelos de los valles a veces se han confundido con túmulos largos. En Dunham New Park en Cheshire, noroeste de Inglaterra, por ejemplo, inicialmente se creía que un montículo era un túmulo largo y solo más tarde se evaluó como una característica natural. [55] Los daños sufridos por los túmulos largos del Neolítico también pueden hacer que se confundan con otros tipos de monumentos, como los túmulos ovalados y los túmulos redondos que suelen ser de fecha posterior. [54]

La fotografía aérea ha demostrado ser útil para identificar muchos más ejemplos que apenas son visibles en el suelo. [13]


East Kennett

Estacionarse cerca de la cabina telefónica de 'no se aceptan monedas', un signo paradójico de los tiempos en la caja de chocolate 'atemporal' de East Kennett, un corto paseo más allá de la iglesia y patrullar 'gansos de guardia' y patos da acceso a un desvío, esta bisectriz el 'White Horse Trail' un poco más adelante. Gire a la izquierda en este punto y la majestuosa línea de árboles, que supongo que debe cubrir el largo túmulo, se convierte en el foco principal ahora. No hay señales que prohíban el acceso desde la vía principal y no hay valla. Qué refrescante. También es lógico, ya que el visitante puede bordear la abundante cosecha con facilidad siguiendo el límite del campo más allá de un espino particularmente demacrado. La retrospectiva es del icónico Silbury a través de campos dorados de trigo o cebada. No, creo que es trigo. ¿Dónde está Sting cuando lo necesitas? Él lo sabría.

El largo túmulo está completamente envuelto por su dosel verde de pleno verano, como si la naturaleza se resistiera en extremo a conceder una audiencia con su monumento. ¡No, no vas a destruir ESTE también, cerdo que eres! Una mirada atrás a través de los Downs al pobre West Kennett Long Barrow plagado de cifras y sé exactamente lo que Rhiannon quiere decir al leer su propio excelente relato. Pero, ¿y si las grandes tumbas de Boyne no hubieran sido excavadas? Y mire lo que pasó con The Thornborough Henges, comprado silenciosamente por una empresa comercial cuando nadie estaba mirando. Lamentablemente, parecería que los tesoros preciosos no pueden "dejarse solos" en este mundo cínico con la esperanza de que las cosas sigan como están. La gente se aprovechará, tarde o temprano, con la mirada puesta en el eterno 'beneficio', me parece. En mi opinión, East Kennett debe ser destacado, celebrado por el monumento excepcional que es y el mensaje enviado de que 'estamos mirando'. Nunca fue diseñado para ser la hermosa hermana de WKLB escondida en casa. ¿Seguramente?

Ojalá pudiera decir que esta fue una visita perfecta, pero el ruido de una reunión en una pista de carreras cercana (¡no bromeo!) Compitió con el viento en los árboles por un tiempo. ¿En el centro de un área declarada Patrimonio de la Humanidad? ¿Qué pasa con la gente a la que no le importa un mono por nadie más? El contraste cuando el tannoy anuncia qué muppet respectivo ha 'ganado' y todos se van a casa es, bueno. Las notas de Rhiannon dicen todo lo que quería decir sobre la carretilla en sí, excepto que un par de pantalones es una buena idea para desafiar a las ortigas que colonizan el enorme montículo en verano. Los árboles agregan mucha atmósfera, particularmente cuando actúan como primer plano de un túmulo muy grande abandonado dentro del cultivo hacia el SW. Según el mapa hay otro ejemplo al otro lado del túmulo largo.

Un paseo por el sitio enfatiza cuán masivo es East Kennett. ¿Será excavado alguna vez? Aparte de las numerosas bestias que lo llaman "hogar". Es una perspectiva emocionante, aunque las cosas nunca volverán a ser las mismas, ¿verdad? Por otra parte, el statu quo actual no parece ser la intención de los constructores originales. ¡Algo tan sustancial estaba claramente destinado a ser visto, no escondido para el disfrute personal de unos pocos! ¡Sí, irás al baile! EKLB lleva un exclusivo vestido brillante de tiza blanca del diseñador establecido M Downs. no estará disponible en las tiendas durante otros seis milenios.

Incluso mientras camina hasta aquí, puede ver que el lugar es enorme, sorprendentemente alto. Pensé que era una ilusión óptica hasta que me acerqué mucho y luego tuve que creerlo. Mientras camina por la pista, el túmulo brilla inquietantemente por encima de usted. Pero al llegar, el final más cercano parece la parte de atrás menos importante, evita la vista de la elegante fachada de West Kennett y la colina de Silbury. Con la invernal falta de maleza, podía caminar a lo largo de la cresta del túmulo, hasta el otro extremo, que es más alto y más protegido. Eso tiene un sentimiento mucho más cerrado. Hay una especie de efecto de anfiteatro, con el horizonte en un solo nivel alrededor. Pero, curiosamente, el horizonte no está siempre cerca, algunos de ellos están formados por fragmentos de paisaje mucho más lejanos, pero todo se superpone para dar esta línea constante. Es totalmente diferente a la sensación abierta del otro extremo, con sus vistas lejanas a todo tipo de lugares que te hacen ir ¡ooh! cuando los reconoces.

De hecho, estaba muy tranquilo en el otro extremo. Está plagado de madrigueras. Hay escamas de tiza y nódulos puntiagudos de pedernal por todas partes (al igual que cartuchos de escopeta gastados). Un conejo saltó de uno de los agujeros justo frente a mí y no sé quién se asustó más. Las perdices murmuraban en el campo de abajo, pero por lo demás era solo ese ruido distante de las copas de los árboles como el mar. Mis patatas fritas realmente arruinaron el ambiente. Me gustó la escritura distorsionada en algunas de las hayas y todas las pequeñas conchas de caracoles con sus extraños pequeños agujeros umbilicales.

En el camino de regreso (después de otra carrera llena de culpa recortada contra el cielo) había un montón de martillos amarillos para ser vistos y escuchados a lo largo de la pista del Caballo Blanco. Si sigue recto hacia abajo, el camino sale donde la carretera cruza el Kennet. Es increíble de ver, un hermoso arroyo de tiza cristalina con su vegetación ondeando en la corriente. Era una forma más agradable de caminar de regreso a donde había aparcado cerca de la iglesia.

Desde la dirección en la que estábamos caminando, East Kennet Long Barrow pareció aparecer de repente, demasiado grande para fotografiarlo en su totalidad, las hayas ahora sin hojas lo sujetaban con fuerza. Aparte de algunos daños por tejón, permanece intacto, todos estuvimos de acuerdo en que esperábamos que siguiera siéndolo. Que guarde durante mucho tiempo sus secretos, su atmósfera y su sentido de separación.

[Una vez más agradecimientos a PeteG por su experiencia en el paisaje de Avebury y por su voluntad de compartirlo]

Después de una distancia muy corta, aparece una pista cubierta de maleza pero obvia a la izquierda, que conduce a lo largo del borde 'superior' del campo donde se encuentra el largo túmulo.

Cuando el camino llegó al campo en el que se encuentra el túmulo, no había setos ni cercas y el cultivo tenía buenas huellas de tractor anchas, profundas y claras.

Decidí que si alguien lo desaprobaba, si me apresuraba, las posibilidades de que me vieran eran escasas. (¡Ahora leí que es mejor pedir permiso, así que si vuelvo, lo haré!)

Dos minutos más tarde estaba en el extremo noroeste del túmulo entre los árboles. Reaching the top I soon found my way barred by impenetrable undergrowth thick with stinging nettles. I don't think I could've forced my way through, even if I hadn't been wearing shorts, As it was – no way!

I made my way back down to the foot of the barrow and turned right, along it's north east side. It was a struggle to make my way without damaging the crop and without stinging myself to death on the nettles that also line the edge of the barrow.

Reaching the south west end of the long barrow I found that there is actually some space to stand and look at this end. This 'felt' like the 'front' of the barrow, though I have no idea whether it is or not.

I couldn't see the chamber stones that apparently protrude at this end, but the vegetation was rampant, and once again of the stinging kind. Winter visit?


The Excavation of the West Kennet Long Barrow: 1955–6

1 G. E. Daniel, Prehistoric Chamber Tombs of England and Wales (1950), 227, with refs.

2 Report by Professor W. J. Arkell, Sidgwick Museum, Cambridge. Thurnam records a whetstone from the secondary filling made of Pennant Sandstone from the valley of the Bristol Avon.

3 The human remains have been reported on by Professor L. H. Wells, formerly of the University of Edinburgh and now of the University of Cape Town.

4 Illustrated in J. F. S. Stone, Wessex Before the Celts (1958), pl. 14. Other illustrations of West Kennet are in pls. 6-8.

5 In an unpublished thesis.

6 G. E. Daniel, Proc. Prehist. Soc., V (1939), 143.

7 S. Piggott, Neo. Cultures Brit. Isles (1954), fig. 25: contrast the Cotswold plans in fig. 20.

8 Se marchita. Arco. Mag., Lll (1947), 57, where I suggested that such tombs might ‘stand nearer to the main stream of ideas in tomb architecture than the rather specialized forms of the Cotswolds’. West Kennet now provides welcome confirmation of this view.


West Kennet Long Barrow - History

We drove down to the next layby and for once, I booted up, knowing that there was a goodly walk ahead of us through the wet landscape. In front of us, Silbury Hill rose from its bed where once a mirrored lake had held its reflection. From here the sheer scale of the man-made mound begins to become apparent, yet it is not until you stand at its feet that you really appreciate the size of the hill. But we were not going there, not yet. The Mountain of the Sun could wait… our path would first lead us beneath the earth.

Once through the gate that separates the fields from the road and there is another shift. With each site, we go deeper further from constraining time and closer to another mode of being … a purity of purpose, perhaps, that guided the hands of the makers and the footsteps of those who came to visit their dead. We pass the fairy tree… hollowed, with a gateway at its feet and votive ribbons streaming from its branches. Where now do we stand in time? It is hard to tell. Present, yet distant from our world. Creatures clothed in modern apparel and most ancient flesh, we cross the bridge over the Kennet and begin the gentle climb towards the hilltop, following where feet have passed since before Stonehenge was begun.

On either side of us the fields stretch away into the distance, scarlet with wild poppies, green with crops. They seem to echo both our personal transience and collective history. The wild and the tamed, something that lives within all of us. Then, as we near the crest of the hill, the looming face of West Kennet long barrow gnarled stone, bones of earth, placed there by human hand to guard the bones of our kin.

West Kennet long barrow was begun around 5,600 years ago, 400 years before the first earth was cut at Stonehenge. The whole mound is around 35 feet long, one of the longest surviving, and from the air resembles the shape of a stone axe head. It is only the front of the mound that was used, however. Across the entrance stones up to seven feet high bar the entrance to the forecourt.


Within the mound itself, a central corridor leads to the main chamber. On either side, two pairs of chambers, precisely constructed. As with all these sites the geometry is astounding. We have thought of the folk of the Neolithic period as being little better than unlettered savages, yet here again is evidence that the idea is far from the truth. Even without the incredible feat of cooperation and engineering it took to build the barrow, the five chambers all fit within an isosceles triangle whose perpendicular axis is twice that of the base. There are other notable features too. Some of which we would experience for ourselves.

The barrow was, it is thought, in use for around a thousand years. Excavations found burials of 46 individuals of all ages, from the youngest to the oldest. Those who were found all died within three decades. Not all the bones were there, some of the disarticulated skeletons were missing long bones and skulls, which adds to the theory that bones were sorted and removed for special occasions. Perhaps they were brought back to their own family’s hearthfire.

There would not have been the same fear of death in those far off days when it was ever present. Nor was there fear of hellfire so long before Christianity came into being. The seasonal, cyclical nature of life and death was written in the very earth and it was to the womb of earth that the dead were returned. Who knows if the old ones hoped for a rebirth into this world or another? Either way, it seems certain from the traces that remain carved in earth and stone that the land was the womb from when these cycles came into the world… a place of transition.

The barrow was sealed, perhaps many times, unsealed for each new ritual, until it was carefully filled with earth and fragments of pottery, including some of the finest pottery that has been found, bones, beads and tools. It is thought the earth was brought from a mortuary site nearby, perhaps enhancing its sacredness to its people.

The place has a gentle, loving feel… and although a place of death, it is alive. There are faces in the stones, guardians, perhaps. And though it might be argued that man sees faces in the most abstract of patterns and that therefore these faces are random constructs, we are not so sure. That they worked the stone is unarguable. The shaping of hands is visible in the stones of the doorway. If we can see the faces… why not our ancestors who saw the life in the land with a clearer eye than we do today? Could they not have chosen these stones for the life within?

And there was life within… two pairs of swallows, nesting in the barrow, flying fearlessly past the faces of our little party as we entered the cool, green darkness. It was a delightful encounter, closer than I, for one, have ever been to swallows and they showed no sign of anything other than resigned patience at the invasion of their home… as if they knew they were under no threat except being captured on camera. There was a rightness in their acceptance of us and our wonder at their presence.

We each took some time in the barrow. Little was said. It is one of those places. Then, when other visitors had departed, we joined in impromptu meditation in the barrow, hand in hand, each calling up from within whatever note rose unbidden to our lips, feeling our way through chant into a reality where the stone answered, and sang with us, vibrating with sound and unseen light.

That this dark cavern is a place of light is indisputable for me. Incised, by man or nature, something that looks incredibly like a huge scratch dial, like those found within our churches, adorns one of the major stones of the inner chamber. If a staff was placed within the central indentation, what would the shadow show … for there is more than that, though we would have needed to be there for an equinox sunrise to see the play of a single beam of light across the chamber.

As we took our leave, the swallows came to greet us, one perched upon a pointed stone, seemingly waiting for me to come close… within just a couple of feet. That eye to eye communion with a wild creature somehow felt like a final blessing from a sanctity older than any rite or dogma. A wordless acceptance and recognition for which there was nothing to do except be thankful and share a soundless joy.


Lanhill Long Barrow

Barrow hill near Chippenham.
Late Neolithic Chambered long barrow 3500 – 2500 BC.

Orientated west to east with a mound 190 feet by 90 feetwide and six feet high. A dummy entrance is situated 35 feet from the higher end. Then ends of the barrow were destroyed in the 1950’s. There are two chambers, covered on the north side and an impressive corbelled chamber visible on the south edge, some 20 bodies have been found. The barrow was formerly known as Hubbaslow ‘low’ being the Danish word for barrow.


The Cerne Giant: Landscape, Gods and the Stargate

£11.99 Signed copies direct from author – add £1.75 postage.

"Peter is earth mysteries' most prolific author-publisher"
Andrew Collins

"A brilliant book"
Janis Martin

"A great read and brilliantly researched. Well done!"
Gary Biltcliffe, co-author The Spine of Albion

A groundbreaking work which finally demonstrates what the Giant represents, why he is positioned where he is on the landscape, and how he reflects not only the myths of the Ancients but also the heavens above. The Giant is connected with Lugh, Baal, Osiris, Bran, Hercules, Gwyn ap Nudd, and with the constellation Orion and a mythical Egyptian Stargate. The book also deals with landscape alignments and how the Giant is so perfectly positioned standing where he is how the Giant was changed in appearance ley lines phallicism and fertility folklore groundbreaking astronomical alignments a local landscape horse and other hill figures giants in folklore and myth other local sacred sites and megaliths all the possible candidates for the Giant’s identity and finally, how he can be an icon for today.

"The Cerne Giant: Landscape, Gods and the Stargate" is the latest book from the earth mysteries' most prolific author-publisher Peter Knight. It examines the world-famous chalk hill figure and pinpoints its astronomical connections with the local horizon. In addition to Orion, the giant's chosen identity, the hill figure's ritual landscape seems aligned quite specifically to Cygnus and the Milky Way's Dark Rift, which acted as a road or path to the sky-world. Peter has got these books off to a fine art now, and it comes well recommended from this camp."
Andrew Collins


Silbury Hill, Enigmatic Mound

First let’s join our fellow tourists near the visitor car park, where one is greeted by a helpful, open air display board.

Fig. 4: Silbury Hill: visitors’ observation area with display board, summarizing results of centuries of archaeological investigation. (Photograph courtesy writer).

Fig. 5: Close up of display board artwork (Judith Dobie).

The three panels above show the initial stages in the Silbury construction, as inferred from the various tunneling and excavation operations, starting with the first (vertical) shaft in 1776, ending in most recent 2007 probing by English Heritage archaeologist Jim Leary and archaeological investigator David Field and their fellow researchers.

It may help to consult this writer’s own schematic cross-sectional diagrams. Beware: they are based on interpretation of sentences from archaeologists Leary and Field and are not to scale regarding relative dimensions, precise ordering of soil layers etc.

“Silbury 1” is the name of the first small mound made of layers of gravel and dark layers of turf and soil. “Silbury 2” was built up over this first mound, and was composed of chalk rubble and soil. “Silbury 3” was the final phase, wherein ditches were filled in, others were created, and the mound was finished off, creating a 60-degree sloping, pyramidal structure.

Fig. 6: Left: initial site with topsoil. Center: removal of topsoil. Right: Silbury 1 - adding heap of gravel. (Image courtesy writer)

The third diagram on the right corresponds with the first on the display board, showing the initial gravel mound. Note that the gravel was NOT deposited on original soil and turf, which had first been removed (see below for later use). Many questions stem from this revelation.

Why bother to remove the topsoil if one is building a mound, even if planning only a modest-size one initially?

Fig.7: The seemingly ever-more perplexing steps. Mounds upon mounds, and then pits dug in and backfilled. (Image courtesy writer)

In Figure 7 we see at left that the top soil has now been added back, together with turves—turf or sod — (some still green after 4,500 years!) and residents such as ants and other insects (as well still visible after 4,500 years!)

The center stage shows several more layers of diverse origin have been added on top, amongst which is a mysterious black addition (a dense black band shown above the grey topsoil, not necessarily its exact location among the new additions).

The end result is what the distinguished late British archaeologist Richard Atkinson, leader of the 1967 BBC investigation, described as a “layer cake” and other more colorful descriptions, and which Leary and Field refer to as the “organic mound”, a term replete with various associations and connotations, whether intended by the authors or not.

Then something even more unexpected, indeed extraordinary, took place.

On the right of Figure 7 are seen modest-size (approximately on meter or 3 feet in diameter) holes or pits which were made in the center and sides of the organic mound. They were then backfilled with what seems to be the same material!

Not content with having created one central mound studded with excavated pits, we then learn that numerous ‘satellite’ mounds were created around the central one. They too have excavated/refilled pits we’re told. Again, WHY?

Aerial view of Silbury Hill and the A4 road. ( CC BY-SA 2.0 )

Silbury 1 is described as the very heart of Silbury Hill.

The tricky part came when scouring Leary and Field’s book The Story of Silbury Hill for every scrap of information regarding those “darker” contributions to the “organic mound” that comprise Silbury 1 (not counting relocated turves).

Leary and Field make references to pits and mounds being sealed under dumps of different material that had been tipped on top. The soil had apparently been brought in from some distance, since the underlying material was chalk, not clay-with-flints. Next came more chalk, clay, gravel and more turves. However, the only theory for the enigmatic pits was that they were the “result of ceremonial activity on or around the mound.”


West Kennet Long Barrow

Ver todas las fotos

The British landscape is dotted with some 250 ancient long barrow tombs, elongated mounds used as burial chambers. The West Kennet Long Barrow is one of the largest and certainly the most accessible. To call it impressive does not do it justice.

The barrow was constructed over five millennia ago during the Neolithic period, around 3600 BCE, and archaeologists believe it was in use for about 1,000 years. It entombed the remains of least 46 people, including both cremated remains and unburnt bones.

During excavation, some of the skeletal remains were found disarticulated, with skulls and long bones missing. This has prompted the gruesome suggestion that the tomb was periodically opened so that bones could be removed for display. Many ancient artifacts like pottery, beads, and stone tools were also found in the tomb.

Built into a chalk ridge, the large grass-covered mound (when in use it would have been bare chalk) is about 10 feet high at its highest point, and 300 feet long. Inside is a 45-foot-long hollow passage with four chambers on the side and one at the end. These chambers are where the ancient remains were found.

The hollow chambers are usually freely accessible for visitors to walk through, making this long barrow quite unique among the bunch. Wandering inside can be quite a spooky experience, and is certainly not for the claustrophobic. The entrance is fronted by large stones (called sarsens), making for an impressive-looking facade.

The tomb is located in Wiltshire not far from two other mysterious ancient sites: Silbury Hill, the largest prehistoric mound in Europe, believed by some to be the burial place of a legendary king, and the Avebury henge, the world’s largest megalithic stone circle.

Saber antes de ir

You can access the long barrow from a lay-by on A4 (the main road from London to Bath), about a mile south of Avebury. You cannot miss it. It is on the lefthand side of the road when heading away from London.

Access to the inside of the tomb may sometime be limited while work is being done, so check out the National Trust website to be sure.



Comentarios:

  1. Etalpalli

    De acuerdo, esta es una pieza notable

  2. Fenrim

    Todo es genial: tanto la imagen como la información

  3. Daidal

    ¿Es el dibujo?

  4. Haytham

    A riesgo de sonar como un lego, pero aún así preguntaré, ¿de dónde vino esto y quién lo escribió?

  5. Kahleil

    Creo que no tienes razón. estoy seguro Vamos a discutir. Escríbeme por PM, nos comunicamos.



Escribe un mensaje