Naufragio estadounidense finalmente identificado, ¡y es revolucionario!

Naufragio estadounidense finalmente identificado, ¡y es revolucionario!


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El estado de Maine en los Estados Unidos es conocido por sus numerosos naufragios, pero las historias detrás de algunos de los barcos aún se desconocen. Un estudio reciente sobre uno de los misteriosos naufragios estadounidenses ha demostrado que es un barco más antiguo que los propios Estados Unidos. El barco fue construido antes de la Guerra de Independencia de Estados Unidos y tiene una historia trágica.

La playa de Short Sands cerca de York en Maine, en la costa este de los Estados Unidos, es el lugar del naufragio. El contorno del barco quedó expuesto por una tormenta en 2018. Varias veces en el pasado, el barco hundido había sido descubierto durante una tormenta.

Anteriormente estuvo expuesto en las décadas de 1950, 1960, 1983 y en 2013, cuando fue revelado por la tormenta Nemo. La Comisión de Preservación Histórica de Maine ha clasificado el naufragio como un sitio arqueológico.

  • Cientos de naufragios revelados en el lago Michigan a medida que el agua se aclara
  • El naufragio de Antikythera: el Titanic del mundo antiguo y su tesoro histórico hundido
  • En las profundidades durante 2400 años: el naufragio intacto más antiguo del mundo encontrado entre los restos del mar Negro

El naufragio en Short Sands Beach, York, Maine, Estados Unidos. ( Gerry Runte )

Un enigmático naufragio estadounidense

En 2018, un equipo de investigadores dirigido por Stefan Claesson investigó la embarcación, utilizando técnicas arqueológicas, datación científica e investigación documental. Se emplearon drones con tecnología GIS para mapear y estudiar el sitio. Buscaron determinar la fecha del buque y su historia.

El recipiente es algo misterioso y el hecho de que solo aparezca ocasionalmente se ha sumado a su mística. Algunos han afirmado que el barco data de la era revolucionaria, mientras que otros incluso han afirmado que es un barco vikingo. Después de cada tormenta, las arenas movedizas suelen volver a enterrarlo.

Salir con el barco que emerge después de una tormenta

Claesson y su equipo creen que el barco data de mediados del siglo XVIII. Probablemente fue construido en 1754 y naufragó en el año 1769. El investigador principal del proyecto cree que el barco era el balandro llamado "Defiance" y es "un meñique [sic], un tipo de barco de carga".

Parece que algunos de los restos del naufragio se han perdido o eliminado en el pasado reciente. Según Archaeology.org, "Las fotografías tomadas del barco en las décadas de 1950 y 1970 muestran que su mástil ha sido cortado desde entonces. "

El equipo descubrió que el naufragio tiene más de 50 pies de largo (15,24 metros) y cuando estaba intacto tenía aproximadamente 60 pies (18,29 metros). La mayor parte del naufragio consiste en la parte inferior del casco. Los investigadores de la Universidad de Cornell utilizaron técnicas de dendrocronología para fechar la madera. Mostraron que la madera utilizada en el casco provenía de árboles talados en 1753.

El naufragio de Short Sands se desenterró por última vez en 2018 después de una gran tormenta. ( Registros de naufragios estadounidenses )

Claesson visitó los archivos del Museo Peabody Essex y buscó extensamente los registros de Daniel Moulton, un notario local que documentó todos los naufragios en Maine entre 1750 y 1794. Seacoastonline.com cita al investigador principal diciendo que “era un registro extremadamente detallado. " Inicialmente, Claesson aunque el naufragio fue el buque "Industry" que se hundió en 1769, pero no se hundió en el lugar correcto.

Pero el investigador quedó particularmente impresionado por el relato de Moulton de un barco llamado "Defiance" que encalló en Cape Neddick Cove en el año 1769. Newsbreak cita a Claesson diciendo que "Defiance encaja en todas las descripciones". El relato del notario muestra que el balandro partió de Salem, Massachusetts, hacia Portland, Maine en 1769.

'Pinks in the Breakers' (1875-1885) de Hendrik Willem Mesdag.

El desafío golpeó las rocas

El balandro tenía una tripulación de cuatro y un cargamento de alimentos, incluida harina y carne de cerdo. Fue atrapado en una tormenta y golpeó algunas rocas en Cabo Neddick. Claesson dijo a los miembros de la Sociedad Histórica de Maine que los marineros “intentaron salvarlo y achicaron el barco. La tripulación sobrevivió, pero no pudieron salvarlo ", informa Seacoastonline.com.

El líder de la investigación presentó sus hallazgos al Board of Selectmen en marzo. Su informe también presentó sugerencias sobre cómo se podría preservar el sitio para la comunidad local. Claesson le dijo a Seacoastonline.com que, "Sugerí un equipo de respuesta rápida de voluntarios locales que pudieran acordonar el sitio y educar al público para que nadie se suba ni se lleve nada".

  • ¿Brujería, adoración o vergüenza pública? El desconcertante propósito de los tótems en América del Norte
  • Avance en la búsqueda del mayor tesoro del naufragio español
  • Exploradores precolombinos en las Américas: la evidencia sólida

Protegiendo el naufragio

Se espera que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), el organismo federal responsable de la planificación y mitigación de desastres en los Estados Unidos, ayude a proteger el sitio. Podrían introducir esfuerzos de mitigación previos al desastre, como bolsas de arena para proteger los restos del naufragio. Esto se debe a que otra fuerte tormenta podría dañar o incluso destruir la embarcación que ha permanecido en las arenas de la playa durante 250 años.

Claesson y su equipo están realizando más investigaciones. Se espera que se conozca la historia completa del naufragio. El líder de la investigación está alentando a las personas a que se comuniquen con él por correo electrónico a [email protected] si tienen historias o fotografías del naufragio de los períodos en que estuvo expuesto en la playa.


SS America (1939)

SS America fue un transatlántico y crucero construido en los Estados Unidos en 1940, para United States Lines y diseñado por el destacado arquitecto naval estadounidense William Francis Gibbs. Llevó muchos nombres en los 54 años entre su construcción y su naufragio de 1994:

SS America (que lleva este nombre en tres ocasiones diferentes durante su carrera) transporte de tropas USS Punto Oeste y SS Australis, Italis, Noga, Alferdoss, y Estrella americana. Se desempeñó principalmente en el servicio de pasajeros como America y el de bandera griega Australis.

Ella fue destrozada como el Estrella americana en Playa de Garcey en Fuerteventura en las Islas Canarias el 18 de enero de 1994. El naufragio se ha deteriorado y se ha derrumbado en el mar. Solo una pequeña sección de la proa permanece visible durante la marea baja. [10]


Las colonias avanzan hacia una rebelión abierta, 1773-1774

Después de la Masacre de Boston y la derogación de la mayoría de los deberes de Townshend (el impuesto sobre el té permaneció en vigor), un período de relativa tranquilidad descendió sobre las colonias británicas de América del Norte. Aun así, las crisis de la última década habían creado mentalidades incompatibles en lados opuestos del Atlántico. El rey Jorge III y el Parlamento todavía enfrentaban problemas de dinero y estaban decididos a hacer valer sus poderes para gravar las colonias y regular el comercio en beneficio de todo el imperio británico. Por otro lado, las ideas de los colonos sobre los impuestos sin representación, sobre la representación real frente a la virtual, sobre la tiranía y la corrupción en el gobierno británico y, de hecho, sobre la naturaleza del gobierno, la soberanía y las constituciones se habían cristalizado durante este período. Además, los colonos ahora tenían herramientas potencialmente poderosas - periódicos locales y comités de correspondencia (establecidos en 1772) - para ventilar las quejas coloniales. Debido a que estaban escribiendo sobre agravios coloniales con el gobierno británico (o reaccionando a los agravios de otros), muchos escritores usaron seudónimos en un intento de enmascarar sus identidades reales.

Debajo de la aparente calma de principios de la década de 1770, muchos estadounidenses continuaron resentidos por la aplicación dura de las leyes de navegación por parte de Gran Bretaña y la presencia continua de un ejército permanente. Los colonos continuaron hablando entre ellos, a través de periódicos, panfletos y folletos, en asambleas coloniales y en lugares públicos como cafeterías y tabernas. En 1773, una nueva ley del Parlamento, la Ley del Té, puso fin a cualquier apariencia de calma.

El Parlamento promulgó la Ley del Té para apuntalar a la Compañía de las Indias Orientales en problemas financieros. En realidad, la ley no impuso un nuevo impuesto sobre el té (esto todavía estaba en los libros de Townshend Duties). En cambio, le dio a la Compañía de las Indias Orientales un monopolio virtual sobre la venta de té en las colonias. Los británicos asumieron que los colonos agradecerían el precio más bajo del té logrado al eliminar al intermediario comerciante. Sin embargo, la Ley del Té enfureció a los comerciantes influyentes que temían que el monopolio los afectara directamente. Para muchos más colonos, la Ley del Té revivió la pasión por los impuestos sin representación. Pronto los colonos respondieron nuevamente con un boicot al té. Las protestas anteriores habían involucrado a relativamente pocos colonos, pero el boicot del té movilizó a un gran segmento de la sociedad colonial.

A fines de 1773, los líderes de muchas colonias planearon evitar que la Compañía de las Indias Orientales desembarcara cargamentos de té. En Boston, sin embargo, los barcos de té llegaron al puerto pero no se marcharon. El 16 de diciembre, grupos de 50 hombres abordaron tres barcos cada uno, abrieron los cofres de té y los arrojaron al puerto. A medida que se difundió la noticia de la "fiesta del té", se produjeron actos de resistencia similares en otros puertos.

El Parlamento pronto respondió a este atropello con cuatro actos diseñados para castigar a Boston y aislarlo de las otras colonias. Cerró el puerto de Boston, redujo los poderes de autogobierno de Massachusetts, dispuso el acuartelamiento de tropas en las colonias y permitió que los oficiales reales acusados ​​de delitos fueran juzgados en Inglaterra. Los británicos llamaron a estos actos los actos coercitivos, los colonos los llamaron Actos intolerables. Lejos de aislar a Boston, las nuevas leyes colocaron a la ciudad en el papel de mártir y provocaron una nueva resistencia en todas las colonias.


Un gran barco viejo

Se necesitaron cuatro días y medio para hundir el U.S.S. Nevada. El acorazado de 575 pies de largo, pintado de color naranja brillante por su papel anterior como objetivo de prueba nuclear, fue remolcado desde Pearl Harbor al mar, donde un explosivo clasificado fue detonado en su casco. Luego fue golpeado con proyectiles lanzados desde cruceros y bombas desde aviones durante un ejercicio naval de varios días. Finalmente, el 31 de julio de 1948, un solo torpedo lanzado por un avión estadounidense supuestamente hizo lo que alemanes y japoneses no pudieron: enviar Nevada hasta el fondo del mar.

Pero a pesar de todo el testimonio de NevadaDurante la desaparición ("Era un gran barco viejo", dijo el comandante de la Flota del Pacífico a un periodista de AP cuando el acorazado se hundió), los navegantes de los barcos presentes solo informaron sobre la orientación relativa del lugar del naufragio. Esto requirió operadores a bordo de la embarcación Ocean Infinity. Constructor del Pacífico para desplegar un vehículo submarino autónomo (AUV) para inspeccionar un área de 100 millas cuadradas del fondo marino que incluía todos los cojinetes proporcionados por testigos presenciales del NevadaSe está hundiendo. Una vez que se localizó el naufragio, un vehículo operado por control remoto (ROV) atado a la embarcación envió imágenes en tiempo real a la oficina de Florida de SEARCH Inc., donde actualmente están siendo revisadas por arqueólogos.

Basado en una inspección preliminar de las imágenes, Delgado cree que hay evidencia de un segundo torpedo que pudo haber traído al U.S.S. Nevada abajo. "Encontramos una sección completa del casco simplemente abierta, dejando al descubierto el blindaje, pero con la piel exterior simplemente despegada y rasgada". Las placas de 13,5 pulgadas de blindaje de acorazado de acero al cromo y níquel, se maravilló Delgado, aún brillaban a las luces del ROV.

"No deberían haber hundido ese barco", dice Ramsey el día que supo el lugar de descanso del Nevada fue encontrado, señalando que era el único acorazado presente tanto en Pearl Harbor como en Normandía. "En mi opinión, debería estar atado junto al Misuri,", agrega, haciendo referencia al acorazado, ahora un monumento, en el que se firmó la rendición de Japón. Ramsey señala que Nevada ni siquiera fue invitado a la ceremonia de rendición.

"Pensamos que era realmente un insulto para el barco. Podríamos haber firmado la rendición a bordo".


Un viaje angustioso

El San Juan Bautista transportó a africanos esclavizados a través del océano antes de ser atacado en la Bahía de Campeche. Los corsarios a bordo del White Lion y el Tesorero llevaron a los africanos capturados al norte de Virginia, donde aterrizaron en 1619.


Causas de la Revolución Americana

Monumento al Soldado de la Guerra Revolucionaria Desconocido

Al principio, las colonias estaban orgullosas de ser británicas. Hubo pequeños casos de control del Parlamento y # 8217 que molestaron a los colonos, como las Leyes Monetarias de 1751 y 1764. Pero cuando tuvo lugar la Guerra Francesa e India (1754-1763), el Rey Jorge III perdió una gran cantidad de dinero debido a la compra suministros caros para su ejército y las colonias. Para saldar su deuda, impuso impuestos a las colonias sin su consentimiento.

Esto indignó a los colonos.

Es un viejo dicho que siempre debe buscar el rastro del dinero. La Reforma Protestante tuvo uno, y el dinero fue sin duda una de las principales causas de la Revolución Americana.

A los colonos no les gustaba que les pagaran impuestos por cosas que siempre habían tenido gratis. Inmediatamente comenzaron un boicot a los productos británicos.

Ahora era el turno del rey para ponerse furioso.

El rey Jorge no perdió tiempo en enviar soldados a través del Atlántico para asegurarse de que las colonias se comportaran como debían.

Pronto se cumplió la que quizás sea la más famosa de las causas de la Revolución Americana. Un joven armador trajo un barco lleno de té gravado desde Gran Bretaña y declaró que lo vería descargado & # 8230

Causas de la Revolución Americana:La fiesta del té de Boston

Fiesta del té de Boston, 1774

Los colonos decidieron que no verían que el té saliera del barco. Un grupo de colonos vestidos de indios americanos abordó el barco por la noche y arrojó el té por la borda al puerto, arruinándolo todo. Cuando vieron a uno de sus compañeros tratando de meterse un poco en sus bolsillos, le quitaron el té de las manos y lo enviaron a casa sin sus pantalones. Luego despojaron al dueño del barco de su ropa y lo alquitraron y lo emplumaron.

Este evento ahora se conoce como la fiesta del té de Boston.

No puedo, & # 8217t resistirme a recordarte al Sr. Banks & # 8217 comentar en la película Mary Poppins que cuando el té fue arrojado al puerto, se convirtió en & # 8220demasiado débil incluso para que los estadounidenses beban. & # 8221

Causas de la Revolución Americana:Los actos intolerables

En respuesta al Boston Tea Party, el rey impuso los & # 8220Intolerables Acts. & # 8221

Una de las causas más importantes de la Revolución Americana, los actos intolerables fueron & # 8230

  • La Boston Port Act, que cierra el puerto de Boston hasta que la Compañía Holandesa de las Indias Orientales haya sido reembolsada por el té destruido.
  • La Ley del Gobierno de Massachusetts, que pone al gobierno de Massachussets casi en su totalidad bajo control británico directo.
  • La Ley de Administración de Justicia, que permite que los funcionarios reales sean juzgados en Gran Bretaña si el rey lo considera necesario para una justicia justa.
  • La Ley de acuartelamiento, que ordena a las colonias que proporcionen alojamiento a los soldados británicos.
  • La Ley de Quebec, que amplía el territorio británico en Canadá y garantiza la libre práctica del catolicismo romano.

La ley de acuartelamiento indignó más a las colonias. El rey y el parlamento revivieron una antigua ley que obligaba a los colonos a albergar a los soldados británicos en sus hogares. Debido a la Masacre de Boston (4 años antes, en 1770), los colonos tenían miedo de los soldados en sus casas. Se quedaban despiertos por la noche con el miedo por sus hijos incrustado en sus corazones como un cuchillo.

Fue entonces cuando las colonias decidieron que había que hacer algo.

Causas de la Revolución Americana:El Primer Congreso Continental

De los Actos intolerables nació el Primer Congreso Continental.

En este congreso, 55 delegados que representan a 12 de las 13 colonias (Georgia retenida) discutieron de un lado a otro sobre si deberían o no separarse de Gran Bretaña por matar a su gente, disparar cañones en sus ciudades, cerrar el puerto marítimo de Boston y # 8217s, y, principalmente, imponiendo los actos intolerables.

El congreso estuvo en sesión durante dos meses seguidos en septiembre y octubre de 1774. Después de mucha disensión, decidieron enviar una & # 8220Declaration of Rights and Grievances & # 8221 al King George, esperando que se cumplieran sus demandas. En este punto, los colonos aún no podían prever separarse de Gran Bretaña.

Más inquietantemente, también respaldaron las resoluciones & # 8220Suffolk Reserves & # 8221 aprobadas por el condado de Suffolk en Massachusetts, sin duda una de las causas de la Revolución Americana.

Massachusetts fue la colonia más afectada por las leyes intolerables. Las Reservas de Suffolk advirtieron al general Thomas Gage que Massachussets no toleraría su aplicación y que conservarían la posesión de todos los impuestos recaudados en Massachusetts.

Después de enviar la Declaración de Derechos y Quejas, el Primer Congreso Continental se separó para esperar la respuesta de Gran Bretaña.

Causas de la Revolución Americana:Las batallas de Lexington y Concord

La tensión era demasiado alta para que el rey respondiera favorablemente. Los colonos comenzaron a acumular armas y prepararse para lo que sentían que era una batalla inevitable con el opresivo ejército británico.

Amos Doolittle grabado de la batalla de Lexington publicado en 1775

Llegó bastante pronto. El viaje de Paul Revere # 8217 el 19 de abril de 1775 fue para anunciar el acercamiento de los soldados británicos para acabar con la resistencia de los colonos en las ciudades de Lexington y Concord.

Lexington fue el primero. Los británicos solo se reunieron con 77 minuteros, y al principio se complacieron en permitirles que se fueran. Sin embargo, desde algún lugar desconocido se disparó un tiro y los británicos se abrieron sobre los estadounidenses. Ocho murieron, diez resultaron heridos y los británicos sólo sufrieron una baja menor.

Fue compensado en Concord. Allí se prepararon los colonos.

400 milicianos enviaron a las tropas británicas corriendo de regreso a Lexington, completamente desprevenidos para ser disparados desde el bosque durante su retirada. Aparentemente, las tácticas de guerrilla se consideraban poco caballerescas en esa época.

Poco caballeroso o no, fueron efectivos, y los estadounidenses derrotaron a los británicos hasta Boston. Hubo casi 300 bajas británicas, incluidos 73 muertos y 23 desaparecidos. Los estadounidenses sufrieron menos de 100.

Segundo Congreso Continental votando por la independencia

Causas de la Revolución Americana:El Segundo Congreso Continental

Era hora de hacer algo. El Congreso Continental se reunió nuevamente en mayo de 1775, donde se convertirían y seguirían siendo el gobierno de las colonias hasta el final de la Guerra Revolucionaria.

Rápidamente hicieron un intento de paz, enviando la Petición de la Rama de Olivo al Rey Jorge declarando su lealtad. Cuando llegó al Rey, lo hizo a un lado y ni siquiera lo leyó, y en respuesta envió una proclama al Congreso diciendo que todos serían colgados por su desafío a la corona.

La petición de la rama de olivo

Pensé que podría estar interesado en la propuesta que el Segundo Congreso Continental le hizo al Rey Jorge III:

& # 8220 Apegados a la persona, familia y Gobierno de Su Majestad, con toda la devoción que el principio y el afecto pueden inspirar conectados con Gran Bretaña por los lazos más fuertes que pueden unir sociedades, y deplorando todo acontecimiento que tiende en algún grado a debilitarlas, Le aseguramos solemnemente a Su Majestad, que no sólo deseamos ardientemente que se restaure la antigua armonía entre ella y estas Colonias, sino que se pueda establecer una concordia entre ellas sobre una base tan firme que perpetúe sus bendiciones, sin que se interrumpa por futuras disensiones. , a las generaciones venideras en ambos países, y para transmitir el nombre de Su Majestad a la posteridad. & # 8221

Esto unió a las colonias y dio origen a la Declaración de Independencia, que nos llevó a la guerra con Gran Bretaña.


Los Grandes Lagos en la Guerra de 1812

Al comienzo de la Guerra de 1812, la Armada de los Estados Unidos se encontró completamente superada por la Armada Real, muchas veces más grande, en mar abierto, con la excepción de media docena de fragatas pesadas como la Constitución del USS. Con la invasión de Canadá, Estados Unidos abrió un teatro naval completamente nuevo donde se pararon en un aparejo más equitativo: los Grandes Lagos.

Con 112 cañones y un peso de más de 2.300 toneladas de carga, el HMS St. Lawrence era un buque más grande que el propio buque insignia del almirante Horatio Nelson, el HMS Victory, posiblemente el barco de alta mar más famoso de la línea en la historia naval británica. Wikipedia Commons

Ubicados a lo largo de la frontera entre los Estados Unidos independientes y las provincias canadienses controladas por los británicos, los Grandes Lagos fueron quizás la característica geográfica más notable de la Frontera del Noroeste. El lago Superior, el más occidental de los cinco, es el cuerpo de agua dulce más grande por área de superficie en el mundo, pero incluso los más pequeños son lo suficientemente grandes como para afectar los patrones climáticos en el área. Tan grandes eran que el explorador francés Samuel de Champlain los confundió inicialmente con el Océano Pacífico, e incluso expediciones posteriores creyeron que eran parte del legendario pasaje del noroeste después de que la teoría inicial fuera refutada. Sin embargo, a medida que avanzó el asentamiento europeo, el área alrededor de los Grandes Lagos se convirtió en importantes centros comerciales para las industrias de pesca y comercio de pieles. Aún más importante, al menos para un contexto militar, los lagos proporcionan la ruta de suministro más conveniente entre Estados Unidos y Canadá. En este momento de la historia, el área fronteriza alrededor de los lagos estaba apenas desarrollada, lo que ralentizó enormemente los viajes por tierra y también lo expuso a posibles incursiones. A pesar de los desafíos que pueda presentar una enorme masa de agua, usar los lagos para enviar suministros de una orilla a la opuesta fue una prueba mucho más liviana que usar una ruta terrestre. El control del lago Ontario otorgó especialmente el acceso al río St. Lawrence, proporcionando una ruta de suministro clara que puede guiar a un invasor a través de Montreal y hasta la ciudad de Quebec, las dos ciudades más importantes de Canadá en ese momento. Los Grandes Lagos, por lo tanto, fueron objetivos importantes para los esfuerzos bélicos tanto estadounidenses como británicos durante la guerra.

Oliver Perry, el vencedor en el lago Erie, provenía de una distinguida familia de oficiales navales. Su padre Christopher sirvió en la Armada Continental durante la Revolución Americana y su hermano menor, Matthew, luchó en la Guerra de México y luego abrió el camino para abrir Tokugawa Japón al resto del mundo. Biblioteca del Congreso

Los enfrentamientos navales en el lago Ontario comenzaron poco después de que el presidente James Madison declarara la guerra al Reino Unido. Aunque la mayoría de las acciones individuales fueron pequeñas, tuvieron lugar con bastante frecuencia, y no solo en el agua, sino también contra las numerosas fortificaciones que salpican la costa a ambos lados de la frontera, con fuerzas terrestres y acuáticas trabajando en conjunto. Una de estas incursiones costeras en el período previo a la invasión de Canadá llevó al incendio de York, la actual Toronto, que inspiró a los británicos a quemar más tarde Washington, DC como un acto de venganza. El comandante estadounidense, el comodoro Isaac Chauncey y su adversario británico Sir James Lucas Yeo, ambos comandantes experimentados y talentosos, no lograron derrotarse entre sí en un combate decisivo, por lo que recurrieron a una especie de carrera armamentista, utilizando las grandes cantidades de madera en el área para construir. flotas cada vez más grandes. Sin embargo, la lucha por el lago Ontario siguió siendo en su mayor parte indecisa hasta que Yeo lanzó la HMS St. Lawrence, un barco de línea de 112 cañones y el único de su tipo en la Armada británica que se construyó para agua dulce, el 10 de septiembre de 1814. Después de su botadura, Estados Unidos ni siquiera intentó recuperar el control.

Sin embargo, el compromiso más famoso de los Grandes Lagos tuvo lugar en el vecino lago Erie, cerca de la isla de Put-In-Bay, Ohio. El 10 de septiembre de 1813, el capitán estadounidense Oliver Hazard Perry desafió con éxito a su oponente británico a una batalla abierta donde Chauncey evitó lo mismo con Yeo y lo derrotó de manera decisiva. Tan enorme fue la victoria de Perry que las palabras que había cosido en la bandera de su barco personal, "No renuncies al barco", ganaron la inmortalidad como lema de la Armada de los Estados Unidos. Más inmediatamente, la victoria jugó un papel enorme en la recuperación de Detroit de manos británicas y la victoria estadounidense en la Batalla del Támesis, en la que murió el insurgente nativo americano y aliado británico Tecumseh. A diferencia del lago Ontario, el lago Erie permaneció firmemente en manos estadounidenses durante el resto de la guerra.

Después del final de la guerra, Estados Unidos y Gran Bretaña comenzaron el trabajo de desmilitarización del área alrededor de los Grandes Lagos. El Tratado Rush-Bagot de 1818 dictaminó que cualquiera de las potencias solo podía desplegar un barco "que no exceda las cien toneladas de carga y esté armado con un cañón de dieciocho libras". El Tratado de Washington de 1871 siguió este progreso, desmilitarizando completamente la región y estableciendo casi un siglo y medio de relaciones amistosas entre los Estados Unidos, Gran Bretaña y el recién independizado Canadá. Con la desmilitarización, se produjo un aumento de los asentamientos, el desarrollo y, finalmente, la industrialización, ya que los asentamientos como Cleveland, Buffalo, Chicago y Detroit experimentaron grandes cantidades de desarrollo e industrialización. La región de los Grandes Lagos ya no era la frontera.


Titulares de Historia Estadounidense - Febrero de 2008

Gracias a la Asociación Estadounidense de Búfalos de Agua, las bestias de carga amigables con el agua han regresado a Middleton Place. La asociación donó recientemente dos terneros, Adem y Berk, a la casa museo restaurada ubicada a 12 millas de Charleston, Carolina del Sur.

Williams Middleton importó por primera vez búfalos de agua de Constantinopla (ahora Estambul), Turquía, a su plantación de arroz de Carolina del Sur en la década de 1850. Se cree que son los primeros búfalos de agua que se han traído a los Estados Unidos. Middleton, quien firmó la Ordenanza de Secesión de Carolina del Sur en 1860, se dio cuenta de que sus grandes pezuñas y su habilidad para nadar hacían que los búfalos de agua fueran ideales para cultivar campos de arroz pantanosos. Su plantación fue destruida en los últimos meses de la Guerra Civil. Los soldados del 56º Regimiento de Voluntarios de Nueva York mataron a cinco de los búfalos y enviaron a otros tres para ser exhibidos en el Zoológico de Central Park.

Middleton Place, un Monumento Histórico Nacional, planea capacitar a Adem (turco para "tierra") y Berk (turco para "sólido") para trabajar en su campo de arroz de demostración.

También se está realizando un esfuerzo para salvar una raza de caballos en peligro de extinción en Carolina del Sur. Los españoles trajeron por primera vez el Marsh Tacky al Nuevo Mundo en el siglo XVI, donde la poderosa pero suave raza era muy adecuada tanto para tirar de arados como para atravesar pantanos. Los Marsh Tackies pronto se convirtieron en los caballos de batalla más populares en las marismas costeras de Carolina del Sur y Georgia, y fueron los caballos elegidos por las tribus nativas de la región, así como por las tropas de Francis Marion del "Swamp Fox" durante la Guerra de Independencia. Según las historias orales, cuando las tropas de la Unión liberaron a los esclavos de Hilton Head Island, Carolina del Sur, a los libertos se les ofrecieron 40 acres y un Marsh Tacky. El desarrollo moderno invadió los criaderos de caballos, a saber, islas barrera como Hilton Head. La American Livestock Breeds Conservancy (ALBC) estima que todavía existen menos de 150 Marsh Tackies puros. El ALBC y Equus Survival Trust están tratando de documentar todos los caballos sobrevivientes y formular estrategias para salvar la raza.

DC Misterio Resuelto

En septiembre, los investigadores del Smithsonian Deborah Hull-Walski y Randal Scott anunciaron que finalmente habían resuelto el misterio de dos años del niño en el ataúd de hierro. Trabajadores de la construcción desenterraron el ataúd en el vecindario de Columbia Heights en el noroeste de Washington, D.C., en 2005. Contenía el esqueleto de un niño vestido con un traje de entierro blanco. El Smithsonian pasó los siguientes dos años tratando de identificar al niño usando reconstrucciones faciales computarizadas y muestras de ADN.

Ahora, los investigadores han confirmado que el niño era William T. White, un nativo de 15 años del condado de Accomack, Virginia. Hull-Walski y Scott compilaron un árbol genealógico de White que comprende 788 parientes. Eventualmente localizaron a uno de esos parientes, Linda Dwyer, una empleada de una tienda de conveniencia de 64 años en Lancaster, Pensilvania. Ella accedió a enviar una muestra de ADN, que coincidía con la de White. Añadiendo otro giro a la historia, resulta que tanto White como Dwyer son descendientes de Anthony West, un colono original de Jamestown.

White era un estudiante en el Columbian College, un precursor de la Universidad George Washington, cuando murió de neumonía el 24 de enero de 1852. Columbian tenía un cementerio en las cercanías de donde se encontró el ataúd. El cementerio se trasladó en 1866 y el cuerpo de White se dejó accidentalmente.

Faro de Nantucket reubicado

El faro de Sankaty Head, el último faro original en la isla de Nantucket, Massachusetts, se ha trasladado a un terreno más seguro. La erosión por tormentas ha destruido gran parte del acantilado donde se encontraba el faro desde que fue construido en 1850. La estructura de 450 toneladas se movió 405 pies a su nueva ubicación junto al quinto hoyo del campo de golf Siasconset. La Guardia Costera de los Estados Unidos transfirió la propiedad del faro a Sconset Trust, que está recaudando $ 4 millones para financiar la mudanza y una restauración planificada.

La colonia inglesa en Maine cumple 400 años

Tres meses después de la fundación de Jamestown, se estableció otra colonia inglesa en el actual Maine. En agosto de 1607, George Popham y Raleigh Gilbert llevaron a los colonos a lo que ahora es la comunidad de Phippsburg, donde construyeron Fort St. George. Debido a la falta de comida, los colonos abandonaron la colonia de Popham, como se recuerda, y regresaron a Inglaterra. Hoy, la ciudad de Phippsburg conmemora la colonia de Popham, en gran parte olvidada, con exhibiciones de museo que muestran artefactos recuperados durante una excavación arqueológica de 10 años de Fort St. George. Un grupo sin fines de lucro, Maine’s First Ship, está recaudando fondos para reconstruir Virginia, el barco de 50 pies que llevó a los colonos de regreso a Inglaterra. El barco de reproducción costará alrededor de 2,2 millones de dólares.

Artefactos de Toro Sentado devueltos a la familia

El pariente vivo más cercano de Toro Sentado ahora posee elementos del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian que alguna vez pertenecieron al gran jefe Sioux de Hunkpapa Lakota. Toro Sentado fue asesinado en Dakota del Norte por la policía tribal en 1890. Su cuerpo fue enviado a Fort Yates, donde el Dr. Horace Deeble se cortó mechones de cabello y robó sus calzas de lana. Más tarde, Deeble donó los objetos al Smithsonian. En 2002, el bisnieto de Sitting Bull, Ernie LaPointe, pidió su regreso. Después de un estudio de cinco años, el museo confirmó que LaPointe y sus hermanas eran los parientes vivos más cercanos. La familia planea enterrar los artefactos con su bisabuelo.

La costosa carta de Crockett podría ser falsa

La Comisión Histórica de Texas pagó casi $ 500,000 por una carta de Davy Crockett no autenticada porque sus fondos estaban a punto de expirar. El Austin Estadista estadounidense informó en octubre que un comerciante de antigüedades de Houston se comunicó con la comisión sobre la carta a mediados de agosto. Luego, la comisión tuvo dos semanas para comprometerse a realizar una compra antes de que finalice el año fiscal el 31 de agosto, cuando el dinero de su Fondo de Artefactos Históricos de Texas (unos $ 800,000) se devolvió al tesoro estatal en virtud de un presupuesto "úselo o piérdalo ”Regla.

Se alega que la carta es la última escrita por el héroe de Alamo, Davy Crockett. Dirigida a los hijos de Crockett y fechada dos meses antes de su muerte en El Álamo en 1836, la carta describe a Texas como "el lugar jardín del mundo". Dos expertos en documentos históricos señalan que la buena letra, la gramática y la puntuación no coinciden con otras letras de Crockett existentes. La comisión tiene 120 días para autenticar la carta antes de que la venta sea definitiva. Hasta ahora, ha pagado $ 17,000 por el análisis forense del documento. En el momento de la publicación, todavía se estaban solicitando ofertas para el análisis de escritura a mano.

Fechas del naufragio para la compra de Alaska

Un equipo de buceo ha localizado el naufragio estadounidense más antiguo jamás encontrado en Alaska. Los restos de Torrente fue descubierto en Cook Inlet en el centro-sur de Alaska. El hallazgo es significativo porque Torrente se remonta al comienzo de la propiedad estadounidense del territorio de Alaska. En 1867, Estados Unidos compró Alaska a Rusia por 7,2 millones de dólares.

Un año después, unos 130 soldados fueron enviados a la región a bordo Torrente para construir el primer fuerte militar estadounidense allí. Las fuertes corrientes estrellaron el barco contra un arrecife frente a la península de Kenai. Las 155 personas a bordo, incluidas las esposas e hijos de los soldados, lograron escapar antes de que el barco se hundiera. El equipo de buceo descubrió dos anclas y secciones de las grandes bisagras del timón de bronce. Se están recaudando fondos para continuar la búsqueda.

Aparece la "tarjeta de béisbol" de Washington en eBay

The Topps Company ofreció recientemente un truco extraño a los coleccionistas de tarjetas de béisbol: tres tarjetas con la imagen del primer presidente ... y mechones reales de su cabello. El comerciante de cartas Ken Simonis de Phoenix tuvo la suerte de conseguir una de las cartas de Washington, que formaba parte de la clásica serie Allen & amp Ginter de Topps, diseñada al estilo de las cartas coleccionables del siglo XIX. Topps obtuvo el cabello de John Reznikoff, quien tiene el récord mundial Guinness de "la colección más grande de cabello de figuras históricas". En septiembre, Simonis vendió la tarjeta en eBay por 7.499,99 dólares. Simonis dijo que recibió muchos comentarios sobre el artículo, pero el más extraño fue de un comprador potencial que quería usar el cabello para clonar Washington.

Se muestran banderas de batalla raras

Four battle flags captured by British Lt. Col. Banastre Tarleton during the Revolutionary War will go on display at Colonial Williamsburg on December 22. Three of the flags were surrendered by Colonel Abraham Buford’s 3rd Virginia Detachment at the 1780 Battle of the Waxhaws, also known as Buford’s Massacre. A fourth flag belonging to the Continental Army’s 2nd Light Dragoons had been captured by Tarleton in New York in 1779. The Tarleton family retained possession of the flags, which are reported to be in excellent condition, until they were sold at auction in 2006.

College Gets Literary Archive

Middlebury College in Vermont has acquired a large collection of letters, diaries and other material belonging to Ernest Hemingway and the Hemingway family (left). The collection includes an alternate first chapter to El sol también se eleva, which Hemingway omitted at the suggestion of F. Scott Fitzgerald.

World War II Secret Interrogators Honored

During World War II, nearly 4,000 German POWs were questioned at Fort Hunt, a top-secret installation near Alexandria, Va., known at the time only by its postal code, P.O. Box 1142. The prisoners— mostly scientists and submariners—were interrogated for weeks before their presence was reported to the Red Cross, a violation of the Geneva Conventions. The interrogations were a secret until a few years ago when staff at Fort Hunt, now part of the National Park Service, discovered the site’s important role in the war. One by one, they identified surviving interrogators, and many of those veterans were recognized for their work during a ceremony at Fort Hunt in October. Some used the occasion to comment on controversial interrogation techniques currently in use. George Frenkel, now 87, said, “During the many interrogations, I never laid hands on anyone. We extracted information in a battle of the wits.” Arno Mayer, now 91, refused to accept an honor from the U.S. Army Freedom Team Salute program, saying, “I feel like the military is using us to say, ‘We did spooky stuff then, so it’s okay to do it now.’”

Flying Tigers Cemetery Found in China

Chinese researchers have found a long-forgotten cemetery containing the graves of some 300 members of the famed Flying Tigers squadron killed during World War II. About 500 Chinese airmen are also buried in the cemetery, located near Kunming in Yunnan Province. The American squadron was formed in 1941.

Originally published in the February 2008 issue of Historia americana. Para suscribirse, haga clic aquí.


Conquest, Pacification, and Civil War in the South: 1778�.

Clinton knew that in Georgia and South Carolina, low country rice planters lived in fear that their slaves (two‐thirds of the population) would rebel, and that long‐standing animosities divided lowland whites from the poorer, more numerous backcountry farmers. This convinced him that his best hope of victory lay in the Lower South he also understood that to retain control of even this region, he would have to win the support, or at least the compliance, of the uncommitted population. Clinton therefore decided to move the war to the South, using loyalist units no as auxiliaries in conventional operations, but as pacification forces. Once the regulars cleared the countryside of rebels, loyalist units would organize local self�nse forces to keep the patriot militia at bay. When law and order had been established, they would hand control over to civilians, who would reinstitute civil government under crown auspices.

Pacification began promisingly with the invasion of Georgia in the winter of 1778�. Savannah fell to a 3,500‐man British force under Lt. Col. Archibald Campbell on 29 December 1778 hundreds of Georgians volunteered as loyalist irregulars, and quickly garrisoned what the regulars conquered. Redcoats took Augusta on 29 January 1779, then stood off two Continental attempts to retake the town. American forces withdrew to Charleston. By the end of July 1779, royal government had been reinstituted under a civilian governor. A Franco𠄊merican force under Admiral d𠆞staing and Maj. Gen. Benjamin Lincoln besieged Savannah in October 1779, but d𠆞staing soon withdrew to the West Indies and Lincoln returned to Charleston. Georgia became Clinton's base for carrying the war to South Carolina.

The invasion began in the spring of 1780 with a spectacular success: Clinton came from New York with over 8,000 men to direct the campaign, trapping Lincoln in Charleston, which fell on 12 May. The surrender of Lincoln's 2,600‐man garrison obliterated the Continental presence in the Lower South. Clinton established outposts throughout the countryside and recruited loyalists to hold them, making every effort to avoid repeating past mistakes. After forbidding looting and appointing an inspector general to keep the loyalists in line, he left Charleston in early summer, taking a third of his troops back to New York.

Clinton did not know it, but his pacification program would engulf the Lower South in a sanguinary civil war. He had already alienated most of the planter gentry by encouraging slaves to run away to the British lines and offering them refuge he even permitted a black unit, the Carolina Corps, to be formed of ex‐slaves, alarming Southern whites fully as much as Burgoyne had alarmed New Yorkers by employing Indians as auxiliaries. Thus even before he left for New York, Clinton had begun to alienate would� neutrals, and had given patriot planters a reason not to lay down their arms and sit out the remainder of the war. The bands of patriot partisans who retreated to the swamps and mountains could no more be rooted out than the loyalists could be restrained from settling old scores. Patriot irregulars like Thomas Sumter and Francis Marion made terrorist attacks on loyalists and regular detachments, and the Tory legions of Banastre Tarleton and Patrick Ferguson answered terror with terror. Patriot militiamen, for example, massacred many of Ferguson's loyalists after the Battle of King's Mountain (7 October 1780), retaliating for Tarleton's earlier massacre of patriots at the Battle of Waxhaws (29 May) these were, however, only the best known atrocities in a savage guerrilla war.

Loyalist attacks swelled patriot ranks with former neutrals throughout the backcountry during the summer and fall of 1780. Meanwhile in the low country, Clinton's policy of encouraging slaves to run away brought tens of thousands of them to British camps in search of freedom. Planters lost sympathy with the British as their labor forces vanished. By year's end, pacification was doomed in low country and backcountry alike. Clinton was perhaps the last to know. Back in New York he expected an attack by the French fleet and an expeditionary force under the comte de Rochambeau, France's new commander in chief in America.

Clinton had left behind about 8,000 men under the command of Lord Charles Cornwallis, whose inability to control a chaotic region intensified his dislike of Clinton and pacification. He preferred action, and with a field army of about 4,000 men responded decisively when a Continental force under Horatio Gates attempted to invade South Carolina. After routing Gates at the Battle of Camden (16 August 1780), Cornwallis concentrated on defeating the next Continental general to appear, Nathanael Greene.

Greene assumed command of a shattered Continental force at Charlotte, North Carolina, on 2 December 1780, and immediately took the offensive. He daringly divided his 2,000 Continentals and militiamen into two bodies, taking about 1,500 men under his own command and assigning the rest to Brig. Gen. Daniel Morgan. Morgan struck southwest into the backcountry and defeated Tarleton's loyalist legion at the Battle of Cowpens, 17 January 1781 then he retreated to North Carolina and rejoined Greene at the Catawba River. Cornwallis gave chase Greene withdrew northeastward toward the Dan River, near the Virginia border. Cornwallis lacked the boats to cross the Dan and halted on 17 February 1781, turning toward Hillsborough to replenish his provisions. Greene crossed back into North Carolina and sent detachments to harass his enemy. On 25 February 1781, the cavalry legion of Lt. Col. Henry Lee (“Light‐Horse Harry”) annihilated a loyalist unit at the Haw River, leading Cornwallis's loyalists to abandon him. When Greene finally joined forces on 15 March at the Battle of Guilford Courthouse, Cornwallis had just 1,600 redcoats to attack 4,450 Continentals and militia.

Cornwallis's superbly disciplined regulars carried the day at Guilford, but a third were killed or wounded while Greene sustained losses of perhaps 10 percent. Cornwallis headed for Wilmington, where he could be resupplied by sea. After a brief rest, he marched north to Virginia. There he hoped to trap the Continentals of the marquis de Lafayette, who had been fencing with a 3,000‐man British force under the turncoat American general, Benedict Arnold. (Arnold had accepted a British command and a large payment in return for his promise to hand over the fortress of West Point, New York, in 1780. The plot failed, but Arnold escaped to fight for the British.) Arnold had picked up substantial loyalist support, and Cornwallis convinced himself that taking Virginia would somehow secure the Carolinas and Georgia. Greene, he assumed, would move to support Lafayette.

But Greene returned to South Carolina and attacked the scattered British garrisons there. Thus, while Cornwallis pursued Lafayette, British commanders in South Carolina and Georgia found themselves forced to withdraw to the coastal enclaves of Wilmington, Charleston, and Savannah. Behind them, patriot militia units reasserted control over the countryside.

Clinton sent troops from New York, giving Cornwallis over 7,000 men to bring Lafayette's 1,200 Continentals (and variable numbers of militiamen) to bay. When Lafayette refused to be trapped, Cornwallis used cavalry units and loyalist auxiliaries to attack rebel property. The more successful these raids were𠅊nd some, like Tarleton's Charlottesville raid in June and his 400‐mile swing through the Southside in July, were spectacular—the more Lafayette's support grew. Reinforced by Continentals from Pennsylvania, Lafayette shadowed Cornwallis down the York peninsula in August, as he moved to establish a base with access to the sea: Yorktown.

After three years of bungled or thwarted operations, the French Navy finally exerted a decisive effect on land operations. From the beginning of the alliance, French admirals had preferred to cruise the Caribbean whenever possible they entered North American waters only when the hurricane season made West Indian operations hazardous. Rochambeau's expeditionary force, in America since July 1780, had so far sat in Newport, Rhode Island. Washington and Rochambeau had planned to attack New York, but the arrival of Admiral de Grasse's fleet and the news that Cornwallis had moved to Yorktown changed everything. When de Grasse announced that he would operate in the Chesapeake until 15 October, Washington decided to trap Cornwallis. He marched south with half his army and most of the French expeditionary force on 20 August. On 14 September, he joined forces with Lafayette on the York Peninsula.

De Grasse had already debarked troops and sailed back to the bay's entrance. There, on 5 September, he met the British fleet of Adm. Thomas Graves. In the ensuing battle off the Chesapeake Capes, de Grasse repelled Grave's fleet, inflicting damage that forced it back to New York. This decided the outcome of the campaign, and—in a sense—the war. Within days, Admiral de Barras's squadron arrived from Newport with supplies and siege artillery. Cornwallis was doomed.

The Franco𠄊merican army marched to Yorktown on 28 September and prepared to lay siege. Formal operations opened on 6 October and lasted until Cornwallis had endured a week of bombardment. When he surrendered on 20 October, the allies took charge of a quarter of the British army in America𠅈,000 troops𠅊nd a mountain of equipment.

The Battle of Yorktown did not deal a death blow to British military strength, but it made the ministry's position in Parliament untenable. The prime minister, Lord North, had long hoped to resign he left office early in 1782. Clinton was recalled and replaced by Gen. Guy Carleton. Pressed by demands in other theaters, Whitehall suspended military activity in America.


Contenido

"Whigs" or "Patriots"

The critics of British policy towards the colonies called themselves "Whigs" after 1768, identifying with members of the British Whig party who favored similar colonial policies. In Britain at the time, the word "patriot" had a negative connotation and was used as a negative epithet for "a factious disturber of the government", according to Samuel Johnson. [1]

"Tories" or "Royalists"

Prior to the Revolution, colonists who supported British authority called themselves Tories o royalists, identifying with the political philosophy of traditionalist conservatism dominant in Great Britain. During the Revolution, these persons became known primarily as Loyalists. Afterward, some 15% of Loyalists emigrated north to the remaining British territories in Canada. There they called themselves the United Empire Loyalists. 85% of the Loyalists decided to stay in the new United States and were granted American citizenship.

Many Patriots were active before 1775 in groups such as the Sons of Liberty, and the most prominent leaders are referred to today by Americans as the Founding Fathers. They represented a cross-section of the population of the Thirteen Colonies and came from many different backgrounds. According to Robert Calhoon, between 40 and 45 percent of the white population in the Thirteen Colonies supported the Patriots' cause, between 15 and 20 percent supported the Loyalists, and the remainder were neutral or kept a low profile. [2] The great majority of the Loyalists remained in America, while the minority went to Canada, Britain, Florida, or the West Indies. [3]

Patriot and Loyalist differences

Historians have explored the motivations that pulled men to one side or the other. [4] Yale historian Leonard Woods Labaree used the published and unpublished writings and letters of leading men on each side, searching for how personality shaped their choice. He finds eight characteristics that differentiated the two groups. Loyalists were older, better established, and more likely to resist innovation than the Patriots. Loyalists felt that the Crown was the legitimate government and resistance to it was morally wrong, while the Patriots felt that morality was on their side because the British government had violated the constitutional rights of Englishmen. Men who were alienated by physical attacks on Royal officials took the Loyalist position, while those who were offended by heavy-handed British response to actions such as the Boston Tea Party became Patriots. Merchants in the port cities with long-standing financial attachments to Britain were likely to remain loyal to the system, while few Patriots were so deeply enmeshed in the system. Some Loyalists, according to Labaree, were "procrastinators" who believed that independence was bound to come some day, but wanted to "postpone the moment", while the Patriots wanted to "seize the moment". Loyalists were cautious and afraid of anarchy or tyranny that might come from mob rule Patriots made a systematic effort to take a stand against the British government. Finally, Labaree argues that Loyalists were pessimists who lacked the Patriots' confidence that independence lay ahead. [5] [6]

Patriots and taxes

The Patriots rejected taxes imposed by legislatures in which the taxpayer was not represented. "No taxation without representation" was their slogan, referring to the lack of representation in the British Parliament. The British countered that there was "virtual representation" in the sense that all members of Parliament represented the interests of all the citizens of the British Empire. Some Patriots declared that they were loyal to the king, but they insisted that they should be free to run their own affairs. In fact, they had been running their own affairs since the period of "salutary neglect" before the French and Indian War. Some radical Patriots tarred and feathered tax collectors and customs officers, making those positions dangerous according to Benjamin Irvin, the practice was especially prevalent in Boston where many Patriots lived. [7]


Ver el vídeo: Familia de desaparecido en el naufragio del barco Lucas pide no se detenga la búsqueda